20 mayo 2016

Saludos por las Glorias Navales chilenas

1973: NAVAL 251, de exploración aeronaval
(Archivo I.S.)
Para saludar el aniversario número 137 de los gloriosos combates navales de Iquique y Punta Gruesa, donde el 21 de mayo de 1879 prácticamente se decidió la llamada Guerra del Pacífico que enfrentó a nuestro país contra Perú y Bolivia, conflicto cuyas consecuencias se siguen generando hasta el día presente; y para honrar muy modestamente la memoria de los comandantes Prat y Condell y todos sus bravos, publicamos una fotografía de una aeronave histórica de nuestra Aviación Naval.
Para ser francos, es bueno partir reconociendo que aún no nos hemos dado el tiempo para investigar a fondo -como corresponde- el historial de esta interesante aeronave de exploración. No basta para cumplir con ello copiar datos esporádicos de algunos libros de historia de la marina chilena, pues incluso aquellos dos o –máximo– tres que se han referido a las alas navales ni siquiera han abordado el tópico específico con un razonable grado de detalle. Un pormenorizado relato de las aeronaves del Albatros es una de las grandes deudas a acometer, ya no necesariamente por los uniformados de la Base Aeronaval de Concón, sino que preferentemente por investigadores aeronáuticos civiles con buenos niveles de especialización.
Con todo, y como suele suceder, varios investigadores extranjeros nos han manifestado su interés por esta y otras aeronaves locales. Los intercambios de misivas han sido frecuentes y ayudan a demostrar que, entre otras cosas, ni aún en las fuentes mismas de la información (aquellos países productores o fabricantes) las cosas están definitivamente claras.
Por lo pronto, los reportes menos discutidos de que disponemos dicen que el avión de la imagen de arriba fue adquirido formalmente por la Armada el 29 de diciembre de 1972, aunque no está totalmente claro quién habria sido la contraparte. Como fuera, el avión arribó a Chile en momentos complicados: agosto de 1973, a un mes del golpe militar que derrocaría al gobierno marxista de Salvador Allende. El hecho de que la Armada en su conjunto, desde esta última fecha, haya debido asumir complicadas tareas de seguridad interna, habría sido la causa para que la adecuada y completa integración del avión al inventario aeronaval no haya sido totalmente lograda, siendo apoyados en esta inicial tarea de mantenimiento por el Grupo de Aviación N° 2 de la FACh basado en Quintero, el que disponía entonces de material Grumman similar.
El avión habría llegado en su configuración original para efectuar patrullaje aeronaval. Para esto estaba dotado de un radar AN/APS-31 y motores Wright R-1820 de 9 cilindros y de 1.275 hp.
Lo cierto es que su vida operacional fue extremadamente corta. Luego de haber pasado por las manos de los técnicos del Grupo N° 2, los marinos lo operaron a contar del 1 de octubre de 1973, desde su tradicional base aeronaval de El Belloto. Sin embargo, el 1 de noviembre siguiente resultó estrellado contra un cerro cerca de la base aeronaval, entre las localidades de Paso Hondo y Marga Marga, destruyéndose totalmente y dejando como saldo tres muertos y tres heridos, todos tripulantes.
¿Qué tipo de avión fue, precisamente? Buena pregunta. Los tiros más certeros que conocemos hasta ahora nos han sido proporcionados por el amigo e historiador especializado John Davis, quien afirma que muy probablemente -y a base de antecedentes indirectos- esta aeronave sería un Grumman HU-16D (o posiblemente un HU-16E), número de construcción 426, número de Bureau naval estadounidense 141279. Del servicio con la US Navy habría pasado a Davis-Monthan el 28 de julio de 1970. Entre 1970 y 1971 habría estado registrado como N8827 a nombre de Stinson Field Aircraft, San Antonio, Texas. En mayo de 1973 habría pasado a Nell Joy Industries Inc., Copiague, New York, y de ahí habría sido vendido a Chile. Si seguimos a Davis, y comparamos con la amplia base de datos de John Baugher, el BuAerN° 141279 c/n 426 correspondería originalmente a un Grumman UF-1 Albatross redesignado HU-16C en 1962.
Como dicho arriba, más adelante veremos si es posible hacer una investigación más acabada, hurgando en documentación original naval chilena, Hasta entonces, por lo menos en este tema.